Hablar del vasto universo de las llaves puede parecer poco inspirador o fascinante, sin embargo, esconde una rica variedad de tecnologías, mecanismos y soluciones sorprendentes, algunas de ellas sencillas, otras increíblemente avanzadas. Cada llave esconde un secreto en su interior, y en este artículo pretendemos desvelar algunos de ellos. Empecemos por examinar los componentes clave, que esencialmente se dividen en dos partes: empuñadura y Pluma.

Los componentes de una llave

El mango puede adoptar diversas formas y fabricarse con una amplia gama de materiales, según las preferencias del cliente: el latón niquelado es el estándar, pero también puede ser de plástico. Por supuesto, el mango puede tener varias formas, incluido el clásico modelo redondo o cuadrado, pero también puede tener un diseño ergonómico, tipo Tirador o mango, y puede ser fijo o plegable para reducir el saliente en lugares de mucho paso. Por último, la empuñadura puede personalizarse con el logotipo del cliente o el de OMR para dar un toque personalizado a su llave.

La Pluma o cañón es la parte que aloja el código de apertura de la Cerradura y puede adoptar diversas configuraciones, entre ellas:

  • Cifrado: es el tipo de llave más extendido y común, la llave clásica que tiene una hendidura a lo largo de uno o ambos bordes.
  • Puertas: en el extremo de la Pluma hay una forma geométrica cóncava, como un triángulo o un cuadrado.
  • Cifrado basado en pernos: se basa en “pernos metálicos” de diferentes longitudes dispuestos radialmente para el cifrado.
  • Tubular: la Pluma tiene forma cilíndrica o tubular
  • Ola con pista lateral: nueva llave para 2024

Exploramos en detalle el funcionamiento de los distintos métodos de apertura utilizados en las Cerraduras y analizamos los complejos mecanismos que se esconden detrás de objetos tan comunes como las llaves. Nos adentraremos en el análisis siguiendo un camino que va de las protecciones básicas a las de complejidad creciente. Al hacerlo, comprenderemos mejor cómo pueden abrirse las Cerraduras y los retos a los que se enfrentan los sistemas de seguridad para proteger eficazmente el acceso y los bienes.

Llave de huella

Este tipo de llave se utiliza habitualmente en compartimentos técnicos de bajo riesgo, como puertas de cuadros de mando y contadores de agua y gas.

Comparado con su homólogo cifrado, ofrece un menor nivel de seguridad y suele utilizarse en contextos en los que es prioritario permitir el acceso a operadores técnicos antes que impedir el de personas no autorizadas. Por ejemplo, cualquiera con una Llave de huella triangular T5 puede abrir la puerta de su contador de agua, pero este diseño permite a los operarios autorizados acceder a cientos de compartimentos con una sola llave, lo que simplifica las operaciones de control y mantenimiento. Al mismo tiempo, una puerta cerrada proporciona una protección básica para los instrumentos del compartimento, y se restringe y desalienta el acceso no autorizado.

Clave cifrada

Este tipo de llave se utiliza en una amplia gama de situaciones, como taquillas, cajoneras, portaesquís, portaequipajes, buzones, archivadores y muchas más.

Caracterizadas por un alto nivel de protección, existen dos variantes principales: simétrica y no simétrica. En el primer caso, la llave es reversible y puede introducirse en el parche de la Cerradura en ambos sentidos, mientras que en la variante no simétrica solo hay una forma de introducir la llave. La Pluma de clave de cifrado tiene un código impreso en la raíz de la pluma, que identifica el modelo de llave. Este código no debe confundirse con el código de Cifrado, que es secreto y determina el funcionamiento de la llave. Puertas: la parte con muescas de la llave corresponde a un código numérico, como “124123”. La profundidad de las muescas determina el número correspondiente; una muesca “uno” será mucho menos profunda que una muesca “siete”.

Además, la Pluma suele estar atravesada longitudinalmente por dos raíles, uno a cada lado, que mantienen la llave en la posición correcta al introducirla y girarla en la Cerradura. Este complejo diseño ofrece un alto grado de seguridad, protegiendo eficazmente contra el acceso no autorizado.

de pernos

Chiave rossa Jack OMR. Chiave a perni radiali.

Este tipo concreto de llave se utiliza en aplicaciones que requieren un alto nivel de seguridad, como máquinas expendedoras, paneles de control de máquinas y ascensores, cajas de seguridad, parquímetros, cambiadores de monedas y similares.

La llave de pernos se distingue por su estructura única, diseñada para una protección avanzada. Consiste en un Buje circular en cuyo interior se disponen, en configuración radial, seis clavijas metálicas de diferentes longitudes, cada una de las cuales representa un dígito del código de seis cifras. Por ejemplo, la longitud de la clavija que representa la cifra “uno” será más corta que la de la clavija que representa “cuatro”.

La parte metálica circular a lo largo del borde de la llave sirve para mantener la llave alineada durante su inserción y rotación en la Cerradura. Es necesario empujar la llave hacia la Cerradura, permitiendo así que los pernos presionen contra los respectivos pasadores del interior de la Cerradura. Esta acción desbloquea el mecanismo y garantiza la apertura del acceso deseado. La llave de pernos es una solución sofisticada para la protección de accesos en entornos donde la seguridad es primordial.

Llave tubular

Este tipo de llave se utiliza en diversos contextos, como la protección de torniquetes, compartimentos de almacenamiento, paneles de control de ascensores y maquinaria, máquinas expendedoras, etc.

El funcionamiento de una llave tubular es similar al de las llaves de pernos, pero con una diferencia importante: los pernos no se colocan en la propia llave, sino en el interior de la Cerradura. En la llave tubular, encontramos siete incisiones cóncavas de diferentes longitudes. Para abrir la Cerradura, debe presionar la llave completamente hacia dentro y dejar que los pernos internos se alineen según la combinación correcta. Sólo entonces será posible girar la Cerradura y obtener el acceso deseado.

Por tanto, la clave tubular está cifrada, y es posible hacerla con cifrado mixto o único. Además, los pasadores de cierre no son directamente visibles ni accesibles desde el exterior, lo que aumenta aún más el nivel de protección que ofrece este tipo de llave.

Chiave tubolare ascensori, slot, cassette

Cifrado de claves: ¿único, mixto o passe-partout?

¿Son todas las llaves iguales? Pues no. En el mundo de la producción industrial de claves, existen diferentes niveles de complejidad relacionados con el Cifrado. Algunas aplicaciones no requieren una variación de los códigos de cifrado, por ejemplo, las cerraduras de los armarios de los balcones o las válvulas con cerradura: en estos casos, se puede fabricar un gran número de llaves prácticamente idénticas y en este caso se habla de “cifrado único”. Por supuesto, esto no siempre es así y OMR puede manejar diferentes Cifrados para satisfacer los requisitos específicos del cliente. Este método se denomina “cifrado mixto”, ya que todas las claves pueden ser únicas.

El concepto de passe-partout aumenta la complejidad del cifrado mixto. En otras palabras, es un juego de todas las llaves diferentes, flanqueado por un juego de llaves especiales capaces de abrir todas las combinaciones diferentes. Este escenario se aplica, por ejemplo, a los armarios y cajoneras de las oficinas: cada empleado es responsable de la su propio archivo, pero la dirección puede tener acceso a todos los armarios mediante el uso de un passe-partout.

Proceso de producción de llaves OMR

Como todos los productos de la marca OMR, la producción de las llaves se realiza internamente por personal cualificado. Nuestro equipo se encarga de cada paso del proceso, desde la manipulación de la materia prima que llega a nuestras plantas hasta el envío del producto final al cliente.

Cada tipo de llave sigue un proceso de fabricación específico. Algunas llaves pasan por procesos automatizados de producción en serie, como es el caso de las llaves cifradas, mientras que otras, como las llaves de pernos, se fabrican a mano y se ensamblan manualmente. De este modo, garantizamos la máxima atención al detalle y precisión en la producción de llaves que cumplen los más altos estándares de calidad y seguridad.

Macchina per la produzione delle chiavi OMR

Nos gustaría concluir nuestro viaje al mundo de las llaves rindiendo un homenaje especial a la llave Michel, un artefacto histórico de la industria de los años 50, que representa una parte fundamental de la historia de OMR y es testigo del comienzo de la aventura empresarial de Mario y Roberto Olivi, que partieron de un pequeño taller en Piamonte.

La llave Michel es un símbolo del pasado de OMR y de sus raíces. Gracias al trabajo duro y a la dedicación de varias generaciones, la empresa ha crecido hasta convertirse en lo que es hoy: un fabricante de productos de alta calidad, fabricados íntegramente en Italia y distribuidos por toda Europa. Al echar la vista atrás a aquellos primeros días, vemos el largo camino que hemos recorrido junto a ustedes, y nos preparamos con entusiasmo para el futuro.

P.D. Hablando de futuro, es legítimo preguntarse si algún día las llaves serán sustituidas por completo por sistemas de acceso electrónicos basados en NFC, RFID y Bluetooth. ¿Y qué ocurrirá en caso de fallo de la batería o corte del suministro eléctrico? Se trata de un tema fascinante sobre el que OMR lleva tiempo reflexionando, ofreciendo soluciones vanguardistas, sostenibles y seguras. Para más información, lea los artículos sobre Hellock, la Cerradura electrónica de llave o la Cerradura de combinación numérica.